E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube Blog de noticias Blog de noticias Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube Blog de noticias Blog de noticias Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube Blog de noticias Blog de noticias Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto Página en Facebook Canal de Vimeo Canal de YouTube E-mail de contacto






















El nacimiento de un proyecto mítico
Tras el relativo éxito del cortometraje 'Leo es pardo' (1976) en el Festival de Berlín Iván Zulueta escribió un guión titulado 'Arrebato', que relata la experiencia de un cinesta que se filma mientras duerme. En un principio Iván tuvo la intención de hacer otro más de sus Super 8, en los que todo el peso técnico recaía en sus manos: fotografía, sonido, cámara y montaje. Pero vio mayores posibilidades a esa historia y comentó al productor de sus últimos trabajos, Augusto Martínez Torres, la posibilidad de hacer un largometraje a partir de aquel argumento. Así Zulueta comenzó a desarrollar nuevas situaciones, crear nuevos personajes y enriquecer la trama original. Tras entablar conversaciones con varias personas dispuestas a financiar aquel proyecto apareció definitivamente Nicolás Astiárraga, un arquitecto leonés muy interesado en el cine. Tras ver los trabajos anteriores del director y conversar sobre el guión que tenía entre manos se puso en marcha la preproducción de 'Arrebato', el segundo largometraje de Iván Zulueta.

Los extraños rincones de una película
El arrebato es ese instante mágico propio de la infancia en el que te quedas absorto con un objeto o una imagen y el tiempo parece detenerse. Todo conduce a la búsqueda de la esencia creativa: cuando uno crea desaparece y el mundo que está siendo invocado se materializa gracias a la pasión. Pues sólo de la pasión surge el arrebato, la inspiración. Para ello las drogas son un puente a este estado arrebatado, un viaje artificial hacia ese momento en el que el arte destroza el tiempo... Esta es, con la inexactitud propia del lenguaje para expresar sentimientos y pensamientos humanos, el espíritu que contamina el segundo y por ahora último largometraje de Iván Zulueta. La infancia como espacio donde vivir, el cine como fascinación, las drogas como medio, como camino, el arte como arrebato...

Una de las grandes pasiones cinematográficas de Iván Zulueta es el género de terror. Con 'Arrebato' cumplió uno de sus sueños, realizar un filme de vampiros. Pero no una historia al uso como la de 'Drácula' (su gran mito), sino llevando a su terreno los elementos sensoriales, espirituales y discursivos de estas películas. En 'Arrebato' el proceso de vampirización, esos elementos de muerden el cuello de los personajes y les arrebata son la cámara de Súper 8 y la propia heroína que se inyectan. La cámara congela sus vidas (las de José y Pedro) en los fotogramas de las películas, haciéndoles trascender y eternizarse en la emulsión. Mientras que la droga envenena sus cuerpos, trastoca sus vidas, congela el tiempo y les hace regresar a una infancia nunca abandonada.

Pero si por algo 'Arrebato' es considerada una obra única, marginal, es por la intensidad rayana con la enfermedad volcada por su autor en ella, plasmando todo su universo interior, con sus fobias y sus pasiones, sus paranoias y sus obsesiones. Las facetas que dibujan la compleja personalidad de Zulueta se distribuyen entre los personajes de José Sirgado (un profesional del cine, hastiado del aspecto industrial de éste, como puro trabajo) y el de Pedro (el experimentador, el que juega con las imágenes como poderosas armas de catarsis, el que utiliza el cine como puente hacia otros terrenos sensoriales más placenteros que la pura rutina diaria). Otros elementos como las ilustraciones, los cromos, el mundo de Walt Disney, lleno de candor y tragedia a la vez, y cómo no, las drogas... Todos constituyen una especie de puentes hacia la infancia, esa etapa de la vida donde todo es inocencia y despreocupación, ensueño y arrebato, con el Síndrome de Peter Pan sobrevolándolo todo. También al propio Zulueta.

Esta película, además del propio universo del director y guionista, se ve envenenada por múltiples referencias cinematográficas y literarias. Los ya comentados Drácula (y esa cámara - vampiro), Walt Disney o los cuentos de Edgar Allan Poe (la referencia más clara es 'El retrato oval'). Mientras las imágenes del filme se ve contaminadas por cierto realismo sucio (reflejada en el gran trabajo del director de fotografía Ángel Luis Fernández, que creó toda una estética en esos años en que trabajó con Fernando Colomo o Pedro Almodóvar en sus primeras películas), con influencias del cine americano del momento (algunos momentos de soledad del personaje de José Sirgado nos recuerdan al Travis Bickle de 'Taxi Driver' de Martin Scorsese, 1976) y por toda la cultura pop cultivada por Zulueta en sus cortometrajes.

'Arrebato'. Simplemente 'Arrebato'. Una película que fascina a muchos espectadores, aturdidos por su originalidad, su malditismo, su carácter marginal. Un rareza que sedujo desde su primer visionado a Julio Medem y que ocupa un lugar privilegiado en su altar de películas preferidas, una de las que ha influido y afectado su formación como cineasta.

SINOPSIS: José Sirgado vuelve a su casa después de terminar el montaje de su última película para encontrar a Ana, su antigua novia y protagonista de sus películas, y un misterioso paquete que habían dejado ese mismo día. Hacía tiempo que no veía a Ana y un tanto más que no sabía nada del remitente de aquel envío, Pedro P., un adulto-infante al que José apenas prestó atención en su día, pero que ahora resurge como la única respuesta posible al angustioso SOS de José. La extraña trayectoria vital de Pedro, reflejada en la película y la grabación que integra el paquete, arrastrarán a José a un punto límite. Ana, el sexo, el cine, las drogas, quedarán atrás en este arriesgado salto al vacío, para el que José tal vez no esté debidamente preparado.

FICHA TÉCNICA:
Guión y dirección: IVÁN ZULUETA. Productor: NICOLÁS ASTIÁRRAGA. Productor Ejecutivo: AUGUSTO M. TORRES. Director de Producción: MIGUEL ÁNGEL BERMEJO. Director de fotografía: ÁNGEL LUIS FERNÁNDEZ. Montaje: JOSÉ LUIS PELÁEZ. Sonido: MIGUEL ÁNGEL POLO. Vestuario y Maquillaje: JOSÉ ALBERTO URBIETA. Música: NEGATIVO e IVÁN ZULUETA. Duración: 105 minutos. Estrenada en el Cine Azul (Madrid) el 9 de junio de 1980.

REPARTO: EUSEBIO PONCELA (José Sirgado), CECILIA ROTH (Ana Turner), WILL MORE (Pedro), MARTA FERNÁNDEZ MURO (Marta), HELENA FERNÁN-GÓMEZ (Gloria), CARMEN GIRALT (Carmen), ANTONIO GASSET (Montador), LUIS CIGES (Portero).


Presentación de 'Arrebato' por Iván Zulueta




La mitad invisible: 'Arrebato'


E-mail de contacto Blog de noticias You Tube Vimeo Facebook You Tube Vimeo E-mail Facebook You Tube Vimeo E-mail Facebook You Tube Vimeo E-mail Facebook
You Tube Vimeo E-mail Facebook You TubeVimeo E-mail Facebook Página en FacebookCanal de VimeoCanal de YouTube E-mail de contacto